enero de 2014

Feliz Año Nuevo

En el Año Nuevo, hacemos una pausa y notamos el paso del tiempo al avanzar del año viejo al nuevo. Sabed que cada momento, cada hora es importante. Y comprended el valor de cada alma, no solo las famosas, tales como Nelson Mandela, que han vivido con nosotros y nos han bendecido con su elevada visión del mundo, sino también las almas menos conocidas que nos han acompañado dándonos su apoyo a lo largo de año. Que el año que viene sea uno de elevación para cada uno de nosotros y nos permita inspirar a los demás.

Que podamos atisbar en el horizonte, un futuro de hermandad y paz universal y aligeremos el paso para llegar allí todos juntos, como una familia mundial.

Amor y buenos deseos

BK Janki 

diciembre de 2013

Queridos amigos,

Hoy estamos recordando a Nelson Mandela, que inspiró al mundo con su ilimitada capacidad para perdonar. Sus 27 años de prisión en Robben Island le dieron la experiencia de un profundo silencio. Los que tienen esta experiencia del silencio interior llegan a entender lo que significa perdonar y olvidar. Su vida se hizo valiosa porque él ofreció al mundo esta inspiración: cuando perdonamos y olvidamos por completo podemos lograr fraternidad y verdadera unidad.

En nombre de Brahma Kumaris, me gustaría expresar mi gratitud por su ejemplo y mis sentimientos más profundos hacia su familia cercana y para toda la familia de la gran nación del sur de África.

BK Janki 

enero de 2013

Queridos amigos,

Felicitaciones de paz para el Año Nuevo.

Quiero compartir un mensaje de año nuevo con vosotros. Pero más que un mensaje, quiero compartir mi deseo puro y esperanza de que el año que empieza os beneficiéis a vosotros mismos y beneficiéis a los demás.

Éste no es sólo un año nuevo, sino que es el principio de una nueva era. Es la confluencia de tres cosas: (1) Por un lado es el Supremo que nos está dando señales a cada uno de nosotros diciendo: “Hijo, esto es lo que tienes que hacer”, (2) Por otro lado el Tiempo nos encara y nos dice: “Reconoce lo que tienes que hacer”, (3) Y entre el Tiempo y el Supremo, ¿permanecéis alerta, atentos y perspicaces de forma que podáis entender tanto las señales del Tiempo como del Supremo y sepáis lo que debéis hacer?

Hay una canción devocional muy antigua que dice: “Oh Dios, muestra el camino a los ciegos, ya que están deambulando (tropezando)”. Esto es lo que está sucediendo en el mundo en este momento. La mayoría de la gente del mundo no ve sus propias debilidades, y están sufriendo. Ahora es el tiempo para liberar al alma de estas debilidades y despertar a la conciencia del ser, preguntándonos, “¿Quién soy yo?” Aprendamos a ir profundo al interior, a desapegarnos del cuerpo y del mundo y las relaciones materiales.

Los seres humanos no son capaces de perdonarse unos a otros. Pero el Supremo es el Océano del Perdón, quien funde todo lo del pasado y nos da la fortaleza para perdonarnos a nosotros mismos y a los demás.

Dios es nuestro Protector. Mi deseo para el Año Nuevo es que no tengáis miedo, porque nuestro protector está aquí. No hay nada que temer. Experimentad Su compañía y tened la fe de que está viniendo un mundo de unidad y solidaridad.

Con amor y buenos deseos para el Año Nuevo y la Nueva Era,

BK Janki 

enero de 2012

Queridos amigos,

En el umbral del año 2012 sentimos la incertidumbre de lo que el tiempo nos reserva. En esta época nuestra hay dos energías en funcionamiento: una energía ascendente y una energía descendente.

Se nos recuerda constantemente acerca de la energía descendente y sus efectos desestabilizadores en el mundo, incrementando los sentimientos de miedo, ansiedad y desesperanza.

Tal vez menos visible, pero ciertamente más poderosa, es la energía ascendente. Al igual que las plantas y flores crecen bajo tierra al final
del invierno, la energía ascendente está trabajando en silencio en los corazones y las mentes de la gente en todas partes, dando forma a una nueva historia. Lo vemos en el aumento de quienes buscan la verdad espiritual y en los cientos de miles de organizaciones de la sociedad civil pidiendo transparencia, autenticidad y un retorno a los valores.

Podemos elegir con qué tipo de energía nos queremos alinear, dónde vamos a dar nuestro apoyo. Hacemos esta elección al nivel del pensamiento. Cuando permitimos la ira, la codicia o el miedo en nuestros pensamientos, fortalecemos la energía descendente, y perdemos nuestra capacidad de generosidad y misericordia.

Cuando tratamos con las situaciones desde la paz, el amor, y con felicidad persistente, cuando tenemos cuidado de no decir o pensar nada que pueda herir el corazón de otro, entonces amplificamos la energía ascendente.

Encontramos estas cualidades dentro de nosotros mismos, ya que siempre han sido nuestra verdadera naturaleza. Pero para que estén disponibles en los momentos de necesidad, tenemos que nutrirlas todos los días. Para hacer la mayor contribución al mundo en este momento, mantén el fuego de la bondad vivo en tu corazón y en tu mente. Llénate con las energías de la paz, el amor y la felicidad y deja que impregnen todas sus acciones.

Con amor

BK Janki
Directora de la Universidad Brahma Kumaris